BLOG DEL MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD

SEGUIDORES

domingo, 31 de mayo de 2009

Colaboraciones. Hoy nos escribe...LUDWIG



Hoy traemos la colaboración de nuestro amigo Ludwig, autor del blog "Solo discute quien está intelectualmente perdido"

"Contrastes".


Quizás no he elegido la mejor fecha, ni la mejor hora para ver esa película.

Aún así ha sido toda una experiencia.

La película es un documental. Se llama “la pesadilla de Darwin”, de Hubert Sauper.

La he estado viendo durante el partido del Barça contra el Manchester. La final de la Copa de Campeones.

No deja de ser un contraste escuchar los gritos emocionados de los hinchas del Barça, los petardos y las bocinas de los coches, mientras descubres como intentan sobrevivir los habitantes del lago Victoria.

La población del puerto de Mwanza vive de la pesca. A la orilla del lago hay un aeropuerto en el que aterrizan aviones de carga. Vienen a llevarse el pescado que previamente es limpado y congelado en una factoría del puerto.

Los restos, las espinas, las cabezas y las colas de los peces son el alimento de la población de Mwanza.

El documental muestra como cuelgan esos restos de pescado para que se desequen. Luego los fríen y venden a la población.

Esos restos, estos desperdicios, son el principal alimento de los nativos.

El sida diezma a la población. Las mujeres, al enviudar no tienen más remedio que prostituirse. La Iglesia predica que es pecado utilizar el preservativo...

Y el sida se extiende.

Lo cierto es que lo que me ha dejado más desasosegado ha sido lo que ha contado uno de los pilotos de un avión de carga. En su viaje de ida a África suelen llevar armas para cualquiera de los países que están en guerra. Al regresar aterrizan en Mwanza para llenar el avión de pescado, que llevan a Europa.

Un viaje bien aprovechado.

Y los europeos somos cómplices de ello, por cierto.

Quizás, ahora que se aproximan unas elecciones para elegir parlamentarios de la comunidad de Europa, deberíamos plantearnos si es eso lo que realmente queremos:

Yo no quiero que Europa venda armas a África.

Tampoco quiero que los nativos de Mwanza vivan de los despojos del pescado que llevan a Europa.

Habrá que hacer algo, ¿no?.

¿Votar, tal vez?.

El partido ha terminado. El jaleo es infernal. Un montón de europeos están bebiendo, gritando, tocando trompetas, bocinas y cantando para celebrar el triunfo de su equipo.

Y yo estoy conteniendo las lágrimas.

¡Que raro soy!.

10 comentarios:

Selma dijo...

No eres nada raro, Ludwig.. Ví este documental, es más.. lo tengo en otro Blog "Oasis" donde te invitaré cuando consiga tu mail...
Oir a estos pilotos rusos, a uno de ellos concretamente pone la piel de gallina.. mientras nuestros niños bajo nuestras latitudes reciben juguetes por reyes, los niños allí ( no en este lugar concreto pero sí en el mismo continente) reciben armas...
En Mwanza muchos han perdido a sus madres que como muy bien dices se dedican a la prostitución para sobrevivir y murieron o del sida o asesinadas por la brutalidad de sus clientes.. pilotos en su mayoria...
Este Documental se merecería una amplía difusión..
Gracias por hablar de él, Ludwig...
enhorabuena por tu Post!

Un abrazo solidario.

REIKIJAI dijo...

Retrato minucioso y fluido de un inagotable mercado de la miseria.
Pero se sigue mirando para otro lado.Besitos.Silvi.
http://www.youtube.com/watch?v=qJhHLUbdUjg&feature=player_embedded

Isabel Romana dijo...

Eres persona sensible y humana, ludwig, y eso no es una rareza. Somos muchos los que sentimos lo mismo que tú, nuestro problema - un viejo problema - es que no encontramos fácilmente el modo de transformar todo esto que no nos gusta, todos los abusos de este capitalismo salvaje en el que, queramos o no, estamos implicados. La maldad siempre es activa, no deja ni un instante de maquinar; la bondad, en cambio, no está todo el tiempo trabajando, se limita a mantener una buena conducta. Eso es lo que tenemos que cambiar, creo yo.
Por otra parte, creo muy necesario que las personas se conciencien y vayan a votar para las elecciones europeas. Es un acto muy sencillo, no resulta nada molesto, ni incómodo y, en cambio, puede contribuir, y mucho, a que el mundo mejore. ¿Ves lo que dije antes? Quienes tenemos la posibilidad sencilla de contribuir a la mejora del mundo a veces no lo hacemos por pura pereza, por dejadez, porque "total da lo mismo"...
Un abrazo, querido amigo, y ojalá muchos españoles voten.

Neogeminis dijo...

No ví la película pero sí leí sobre ella. La complicidad de los países desarrollados en relación a la postergación, al hambre y a la explotación desmedida de los países pobres queda evidenciada con tristes y dolorosos detalles. Ojalá sirviera para despertar más conciencias.


saludos!

Ludwig dijo...

Muchas gracias a todos/as por vuestros comentarios.

De todos ellos extraigo una conclusión:
No tenemos idea de cuales son nuestros medios, los medios que tenemos los ciudadanos, para que los políticos, nuestros políticos, actúen siguiendo nuestras directrices.

Tal vez podría ser éste el tema de un próximo escrito.

Pedro dijo...

Crudo contraste el que reflejas: el derroche de felicidad efímera por la victoria de un equipo de futbol en un partido contra la miseria sin fecha de caducidad que padecen en un extremo del mundo no tan elejado de este.
Quizás la clave esté en intentar acabar con ambos extremos al mismo tiempo. Pero ¿quién le pone el cascabel al gato?

Felicidades por el escrito y bienvenido al mundo de los raros.

Un abrazo a todos.

LUISA M. dijo...

No he visto el documental, Ludwig, pero según lo relatas entiendo tu desasosiego. Si ésta es su realidad, es cierto que todos somos cómplices y habría que pensar en la forma de cambiarlo. Muy buena entrada.
Saludos.

MGT dijo...

Donde puedo verlo yo...

Antonio Aguilera dijo...

Ojalà los "raros" consigamos ser mayorìa alguna vez.

Yo tampoco vi el partido de futbol,
ni la pelidocumental que mencionas, pero te aseguro que verè el documental y le darè la màxima difusiòn.

Has demostrado humanidad en grado superlativo.
Gracias por ser asì, amigo.

Tienes mi apoyo incondicional.
Me ha impactado tu escrito.

Un fuerte abrazo

Ludwig dijo...

¿Acabar, Pedro, con el contraste entre los dos extremos?.
Yo me conformaría con uno.
¿No sería maravilloso que el tercer mundo pudiera disfrutar también con un partido, eso si, con trabajo, vivienda, alimentos y cultura?.

Pues me voy a poner, Luisa M. Vamos a ver si somos capaces de encontrar la manera de arreglar el mundo.

MGT. Quizás la mejor forma sería bajárselo con cualquier programa P2P. A pesar de lo que nos dicen, estos programas son buenos transmisores de cultura.

Muchas gracias, Antonio Aguilera por tus palabras, que por cierto también he respondido en mi blog.
Intentaré que no sirvan para que mi vanidad aumente.
Un abrazo.