BLOG DEL MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD

SEGUIDORES

viernes, 19 de marzo de 2010

Altruismo (3) en acción



Como vimos en la primera entrada, hay ciertos rasgos que predominan en una personalidad altruista. Pero para ponerlos en práctica se necesita algo más que sólo poseerlos. Estos rasgos son producto tanto de a- la constitución genética ( predisposición) como de b- la educación (en valores) y del modelaje. Aprendemos de modelos.

Se necesita una motivación interna (además de un disparador externo, un suceso desencadenante) Los Drs Samuel y Pearl Oliner en sus investigaciones los han encontrado de 3 tipos distintos:

En la entrada anterior hablé de dos de ellos:
1- Motivación orientada empáticamente.
2- Motivación orentada hacia una norma central

Hoy hablaré del tercer tipo:

3- Motivación Orientada bajo un principio- paraguas propio (El principio de Justicia, para algunos y para otros el Principio del Cuidado del prójimo)

Caso “Suzanne” Tipo 3: La motivación está nucleada bajo el principio vector o “Paraguas” de la Justicia.
Suzanne nació en 1909 en París en una familia moderadamente religiosa protestante Calvnista.
Su padre era ingeniero y su madre ama de casa. Suzanne tenía un hermano 12 años mayor que ella. Suzanne terminó su graduación académica en Matemáticas en 1933. Nunca se casó. Después de la muerte de su madre y la partida de su hermano Suzanne vivió en un apartamento de 3 ambientes alquilado, con su padre. Trabajaba en la escuela en un pueblo pequeño como profesora de matemáticas de secundario. Durante la Guerra siguió trabajando allí.
“Cuando el Mariscal Petain subió al poder, fué evidente _dijo ella en la entrevista_ que la dictadura había comenzado. Supe que una de las primeras medidas sería un edicto acusatorio a los judios. No reaccioné ante el primero, pero cuando el segundo decreto fué publicado, decidí involucrarme. Escribí entonces una carta a los 3 rabinos de mi región.” En esa carta ella les decía cuan enojada estaba por esas acusaciones y que sus ancestros, protestantes de Cevennes, habían luchado por la libertad de culto. Que ella seguía su ejemplo y se ponía a las órdenes de ellos.
Una de las cartas fué interceptada y Suzanne fué acusada de provocadora, pero no se dejó intimidar por ellos, sino que, muy por el contrario, continuó con sus acciones. A la semana recibió el pedido de que consiguiera ropita para bebés. Ella la consiguió inmediatamente de los trabajos prácticos de tejido de sus alumnas. A eso siguieron infinidad de pedidos y fué responsable de una larga lista de refugiados.
Susanne recrutó gente que la ayudara dentro de sus conocidos. Cuando una acción no salía bien, ella no se desanimaba ni se ponia a lamentarse, sino que ya estaba embarcada en la próxima misión. Y así, ayudó a cientos de personas adultas y acientos de niños también, de distintas maneras durante 3 años seguidos. Ninguno de ellos conocidos de antes. Ni siquiera había tenido muchos contacto con judios.
Su narrativa no se centraba en las penurias y estados psicológicos de los refugiados que ayudaba. Su razón para ayudar era simplemente la de que “ todos los hombres nacen igualmente libres y con los mismos derechos” . Al ser los judios perseguidos, ésto era algo que ella debía hacer. Era una cuestión de justcia”. No había otra.
Susanne fué remarcablemente consistente en su accionar desde el momento en que tomó la decisión de hacerlo hasta el final de la guerra. 4 características de su acción: 1- estable y dirigida a un objetivo. 2- contexto de ayuda impersonal. 3- independiente de opiniones externas. 4- compromiso en la acción hasta tanto no terminara la injusticia.

Susanne tenía en los puntajes más alta la responsabilidad social que la empatía. Era una persona segura, con un yo fuerte, cuya fuerza emanaba de los principios. Sin embargo, era una persona modesta. Su flia habia sido muy unida, con sólidos principios morales, su hermano fué un heroe condecorado de la Resistencia.


Caso “Louisa” Tipo 3: La motivación está nucleada bajo el principio vector o “paraguas” del Cuidado del prójimo:
Louisa nació en 1909 en una familia holandesa critaiana reformista. Su padre había sido un oficial militar, su madre una talentosa artista. Louisa tenía dos hermanas. Una mayor que ella dos años y otra menos 4. Louisa estudió en la Sorbonna antes de la Guerra y luego en los EEUU. A loa 20 años se fué a Paris y trabajaba como escritora y periodista. Se casó un un artista alemán con el cual tuvo dos hijas. Se divorció de él en 1940 y Luisa se casó luego con un graduado en Agronomía holandés que tenía un hijo de nueve años del matrimonio anterior. Luisa, él y los 3 chicos, vivian juntos en Holanda en las afueras de Amsterdam.
Las actividades de savataje de Luisa comenzaron en 1940, cuando algunos amigos le pidieron guardar en su casa objetos personales de ellos.Cuando sus amigos fueron internados en el ghetto, ella tomó al hijo de ellos de 3 años y se quedó con él. Ella y su marido se unieron a la Resistencia. En el curso de los proximos años, muchos judios vinieron a pedirle refugio. Ella continuó las actividades hasta la liberación.
La razón que Louisa da para su accionar, es muy diferente a la de Suzanne (del caso anterior):
“ No puedo dar razones. No había nada que razonar. Allí había personas necesitadas y acudí en su ayuda”.
El foco estaba puesto en “ gente necesitada de ayuda” Cuando le preguntaron, como fué que empezaron a actuar ella y el marido. Ella repsondió que no empezaron, sino que la ayuda empezó naturalmente y lo hizo en forma gradual.
Cuando su propia madre le dijo que creia que no tenía derecho a poner en riesgo la vida de sus hijos, Louisa le respondió que ese era el mejor legado que podía dejar a sus hijos.
Para Louisa: El bien común estaba por encima del bien particular y esa lección y modelaje quería dejar a sus hijos. Ella tenía un muy fuerte sentido de responsabilidad social: arrojó un alto puntaje (en los formularios y tablas de los entrevistadores ) en lo referente a la acción pro-social.

El contenido de los principios que movieron a Suzanne y a Louisa a la acción altruista, eran distintos, como lo era la importancia de las relaciones personales en la vida de cada una. En común tenían el gran compromiso para con sus principios ( la primera: la justicia) y la segunda ( el cuidado por el prójimo) que no les permitió a cada una descansar hasta revertir la situación dentro de los límites de lo posible.

En la próxima y última entrega (por ahora) hablaré de como crear personas altruistas: Educación en valores y aprendizaje por modelos.


 ©Myriam Goldenberg


9 comentarios:

Pedro dijo...

Estás desarrollando todo un manual práctico que debería ser divulgado en las escuelas. Espero que algún día se haga.

Besos.

bixen dijo...

Me encanta lo que escribes y coincido con "Pedro".
A Vicente Ferrer le acusaron de defender que los niños trabajasen. Él respondió que si no lo hicieran, morirían de hambre o de diarrea. Seguido espetó: por qué se preocupan de mí, pudiendo alzar la voz ayudándole a ellos.
En vez de hacer algo por los niños, dejaron de acusarle.

Asun dijo...

Muy interesante el conjunto de esta serie de entradas.

Después de leer las tres, creo que en el altruismo tiene una fuerza importante la educación que se ha recibido y los modelos que comportamiento que se han aprendido, aunque no sólo, como dices, el factor genético también influye.

De todas formas, ¿no crees que si no ha sido así, si esos valores no se han recibido con la educación, nunca es tarde para adquirirlos? Tal vez con la próxima entrada me aclares este punto.

Besos

Antonio Aguilera dijo...

Querida Myr:
Es sumamente interesante el estudio realizado por estos dos sociólogos que nos presentas. Compruebo que son varias las motivaciones que llevan a las personas a ser altruistas: empatía, cumplimiento de unas normas, y principio de justicia y cuidado del prójimo. Hay gente buena y solidaria en todas partes,
pertenecientes a diversas creencias religiosas y/o políticas. Esta situación de compromiso solidario a nivel mundial nos anima y estimula a seguir el camino y ejemplo que todas estas personas comprometidas con el dolor ajeno están desarrollando.
Ayer, hemos podido comprobar cómo el presidente Obama ha sacado adelante la ley sanitaria que ofrecerá cobertura médica a más
de 35 millones de norteamericanos que carecían de ella. Aún quedarán en EEUU un 5% de población que no podrá disfrutar de ese derecho universal.
Pero es un gran paso. Siete Presidentes de EEUU habían intentado instaurar la sanidad médica gratuita para toda la poblacion de ese pais, sin poder conseguirlo.
Si el presidente Obama se ha visto "negro" (con muchas dificultades) para sacar adelante la citada ley en el pais más poderoso del mundo,¿qué decir
de los paises mas pobres de La Tierra?. ¿Quién pedirá para ellos lo más básico?, cuando prácticamente les está negado el derecho a la vida; porque carecer
de alimentos, de agua potable, de paz ¿no es negarles el derecho a la vida??.

Antonio Aguilera dijo...

Besos y abrazos

María José dijo...

Me gustaría que me propusieran algunas actividades para realizar con mis alumnos de forma que se fomente el altruísmo.

Un saludo.

Patricia 333 dijo...

Te felicito por tu blogg no dejo de leer

Un abrazo fuerte desde Mexico

☼El Rincón del Relax☼ *Beatriz* dijo...

Gracias por compartir!!

Siempre un placer pasar a visitarte!!
Recibe un relajante y cálido abrazo para tu ser.

Beatriz

Alma Mateos Taborda dijo...

Maravillada y gratamente sorprendida por el interesante y didáctico contenido de este blog. Sé que aprenderé mucho aquí y eso me gusta sobremanera. Felicitaciones ! Un abrazo. Te sigo.