BLOG DEL MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD

SEGUIDORES

domingo, 14 de marzo de 2010

Altruismo (1): Comportamiento pro-social, como rasgo de personalidad y como una necesidad emergente y urgente.


-->
Hablamos de conciencia social, de que el mundo de los blogueros esté al frente de ella y no es para menos, porque debemos estarlo, necesitamos estarlo, si es que queremos producir un cambio que eleve nuestro nivel evolutivo como especie. Eso o, nuestro fin. En nuestras manos está la elección. Y los cambios se hacen desde lo pequeño hacia lo grande.

Nosotros tenemos ese poder. Unámosnos, entonces.

Conviene que revisemos algunos puntos.¿Qué significa Altruismo? ¿Qué quiere decir tener una actitud pro-social? ¿Cuáles son las características de la personalidad altruista que hace que determinadas personas en un momento dado tengan un comportamiento heroico?

Emile Durkheim sostuvo siempre, recordemos, que el altruismo existe en cada sociedad, cada vez que el individuo supedita el interés personal en pro del social.

Investigadores han dedicado años de esfuerzo y estudio, a raiz de uno de los genocidios sistemáticos más grandes de la Historia, cuando la razón y los hechos indicaron que lo peor del ser humano se había manifestado, el Prof. Dr.Samuel Oliner sobreviviente él mismo del Holocausto Judío, quiso demostrar a las generaciones futuras que aún se podía creer en el género humano, que aún y a pesar de o quizás, justamente por, también hubo en ese sórdido e incomprensible período de nuestra historia, personas que con un comportamiento heroico, más allá de toda razón, exponiendo su vida y su familia, actuaron y ayudaron a salvar miles de otras vidas.

Hubo muchos anónimos y en distintos grados que por razones de seguridad no dejaron testimonio o sencillamente fué imposible hacerlo, pero aquellos no-judíos que si lo dejaron fueron reconocidos y honrados por el Estado de Israel como “ “Los Justos de entre Las Naciones (The Righteous among the Nations) en Yad VaShem, el museo del Holocausto sito en Jerusalem, Israel.

Samuel Oliner, en 1942 teniendo 12 años escapó del ghetto de Bobowa en Polonia del cual toda su familia fue transportada y exterminada. Hoy es padre de tres hijos y es Profesor Eméritus de Sociología en Humboldt State University of California. En 1982 creó el Instituto de la Personalidad altruista y el comportamiento pro-social" en la misma Universidad, en dónde Prof. Dr Pearl Oliner es investigadora. Juntos escribieron el libro " La personalidad Altruista" 1986.

Como Samuel Oliner mismo lo expresa: “La intención es que este estudio contribuyera a la promoción de una sociedad más comprometida con el prójimo y más pacífica. Desde una perspectiva socio-psicológica en la que se asume a la conducta como el resultado de la interacción entre factores personales (valores), externos sociales y situacionales”, sus estudios se basaron en el análisis de unas 700 de entrevistas, cuestionarios, tablas, etc.( 406 salvadores, 126 no salvadores y 150 salvados). La condición sine qua nom: el salvador tenía que estar motivado por consideraciones humanitarias unicamente, hacerlo por propia voluntad, haber puesto en riesgo su propia vida y no haber recibido ninguna remuneración- El 95% reconocidos en Yad Va Shem, 5% reconocidos por las propios salvados.

Los autores llegan a la conclusión de que el hecho de que estas personas salvaran a otros seres humanos tenía que ver con una constitución de carácter, más que de oportunidad. He aquí los rasgos encontrados:

Rasgos de la personalidad altruista:
1. Con una relación familiar cálida y estrecha.
2. Con una educación en Valores
3. Eran empáticos (capaces de ponerse en el lugar del otro)
4. Con capacidad de compromiso
5. Con preocupación y cuidado por el otro.
6. Daban importancia a la responsabilidad
7. Eran sensibles ante el dolor ajeno
8. Con orientación incluyente, es decir que tiene contacto con personas de distintas razas, credos u orientaciones políticas.
9. Se veían diferentes a los nazis, es decir a cualquier extremista, integrista o fanático.
10. El Status externo era menos importante
11. Poseían un sentimiento de control interno, de seguridad en sí mismos.
12. Disciplina basada en persuasión y consejo y no en el maltrato.
13. Mantenían contactos consistentes con judíos
14. Democráticos e igualitarios
15. Eran personas con amplitud mental.
16. Generosos
17. Modestos : “Hice lo que debía.” “Ud que hubiera hecho en mi lugar?” " No podía hacer otra cosa".

Una personalidad altruista se hace, se educa, no solamente se nace asi. Aprendemos de modelos. Quiero dejar bien en claro, que tenerla, no es suficiente, hay que saber ponerla en práctica y cómo, lo veremos en la próxima entrega.



 ©Myriam Goldenberg



8 comentarios:

Mar dijo...

Todos deberiamos ser un poco altruistas, espero ansiosa la segunda entrega ;)

Besitossssss

bixen dijo...

Me sorprendes: Lo fácil y corriente es decir, más tú como psicóloga, que los altruistas tuvieron una infancia falta de amor. Es todo lo contrario (creo saber).
De cualquier modo, el hecho de haberte preocupado por el tema, indica que eres buena persona... o amante de la etología!

Pedro dijo...

Carácter heredado, educación recibida, hábitos aprendidos en la infancia... creo que son parte fundamental de todo ser humano, y aquello que nos puede llevar a ser una persona altruista o egoista. De ahí la importancia que tiene el trabajo con los más pequeños.
Veremos la segunda entrega que nos enseña.

Un abrazo.

Camino a Gaia dijo...

Excelente iniciativa, la de emprender el análisis de nuestras propias motivaciones.
Aunar fuerzas en torno a una causa común necesita de dosis muy altas de respeto, tolerancia y también de altruismo.
Está bien tener a los héroes, esas personas, anónimas en su mayor parte, de las que podemos extraer el ejemplo para seguir. Pero a veces miramos sus gestas como algo fuera de nuestro alcance, dando carpetazo al altruismo por utópico e irrealizable.
Olvidamos entonces que el altruismo forma parte inseparable de la cohesión social, de nuestras vidas cotidianas. Las relaciones con la familia, los amigos, los compañeros y en general el resto de nuestros semejantes, no se pueden construir sin una dosis mayor o menor de altruismo. Podríamos argumentar que eso no es altruismo, puesto que casi siempre recibimos o aspiramos a recibir algo a cambio.
¿Es eso cierto? Cuando miles y millones de personas ponen su grano de arena para ayudar a las víctimas de un terremoto ¿esperan algo a cambio? ¿o quizás lo único que piden es la garantía de que su esfuerzo y su sacrificio se destinen a la finalidad para la que han realizado su aportación?
Creo que el ser humano tiene disponibilidad natural para el altruismo. Pero también tiene sentido de la justicia y ello conlleva, reticencia y prevención contra los individuos corruptos que parasitan y acechan sobre las buenas intenciones.
Todos tenemos noción del bien común, somos seres sociales, es el grupo el que nos hace fuertes y en su seno nuestras posibilidades de supervivencia se multiplican. El grupo puede sobrevivir aún con la pérdida de una cantidad notable de individuos, pero el ser humano aislado tiene muy pocas probabilidades de sobrevivir. Es lógico y coherente que la naturaleza nos haya dotado de la capacidad y el impulso para defender el bien común, para defender aquello que da continuidad y sentido a nuestras vidas. No somos egoístas por naturaleza, ese es el argumento de los parásitos de la humanidad, su reclamo para invocar la impunidad y el prestigio social.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Querida Myr: Gracias por tu aportación, esclarecedora de un camino en el que debemos profundizar.

El Ente dijo...

A veces querida Myr todo podría ser más fácil si "desaprendemos" lo aprendido en nuestra infancia... roles, prejuicios, temores... ideales, valores confusos...

espero la segunda parte...

un abrazo

Antonio Aguilera dijo...

Querida Myr:
Creo que en todas las vidas humanas habra una predisposicion genetica que tenga que ver con el comportamiento.
Aunque creo que fue Sancho, el gran amigo de los refranes, el que dijo, mas o menos, que la vaca no es de donde nace sino de donde pace.
El entorno nos marca tremendamente; tu como profesional lo sabes mejor que nadie. De todas formas, una misma persona puede ser la mas belevolente del mundo, y en otras condiciones se la mas cruel y malvada. Puede que sean las dos caras de una misma moneda.

Ahora bien, la crianza en un entorno donde se respetan los derechos humanos y se practica el amor al projimo, es la esencia del asunto; es lo que nos definira para el resto de nuestras vidas.

Si dicen que muchos maltratadores fueron maltratados en su niñez y juventud, por la misma regla de tres, los que reciben amor en esa etapa de la vida seran dignos "repartidores" de amor tambien en la edad adulta.

Creo en una funcion unificadora de Internet, de nosotros los bloguers. Ahora disponemos de una herramienta para poder localizarnos y agruparnos: juntos podremos.
Tenemos pendiente la gran Revolucion Pacifica.
Tu texto de hoy, de autocritica y busqueda del "bien" ayudan mucho a hacer posible esa gran Revolucion.

Espero la segunda parte ...
Besos mientras tanto

Juan Carlos Lozano dijo...

Feliz pesaj myriam

un besito desde buenos aires
juank.