BLOG DEL MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD

SEGUIDORES

jueves, 18 de marzo de 2010

Altruismo (2) en acción


-->
Como vimos en la entrada anterior, hay ciertos rasgos que predominan en una personalidad altruista. Pero para ponerlos en práctica se necesita algo más que sólo poseerlos.

Si bien es cierto, que hay un catalizador externo (en este caso, la persecusión Nazi) es más bien un aspecto interno, una motivación interna, lo que lleva a esta gente a actuar y está relacionada con la forma en que interpretan la realidad. En como ellos interpretan las demandas. Samuel y Pearl Oliner los llaman catalizadores internos y los han encontrado de 3 tipos distintos:

1- Motivación orientada empáticamente.
2- Motivación orentada hacia una norma central
3- Motivación Orientada bajo un principio- paraguas propio (El principio de Justicia, para algunos y para otros el Principio del Cuidado del prójimo)


Voy a explicarlos con los mismos ejemplos prácticos que los autores relevaron en sus entrevistas:


Caso “Stanislaus” : Tipo 1: La motivación empática era central y consistente. Compasión.

Stanislaus había nacido en 1920 en una familia polaca católica de escasos recursos. Su madre había venido del campo, dónde ella trabajaba como mucama y parcialmente como partera. Su padre había tenido una educación academémica incompleta y cuándo Stanislaus tenía 8 años, a raiz de un accidente quedó discapacitado, viviendo de una pensión estatal desde entonces.

Stanislaus tenía un hermano mayor que él 4 años. Stanislaus se graduó en la Universidad en 1939 peor no pudo continuar con sus estudios hasta después de la guerra en dónde completó un Master en el Departamento de Diplomacia Consular en la Academia de Ciencias Políticas. Durante la guerra él y su familia vivían cerca del Ghetto de Varsovia. Sus activivades caritativas continuaron por varios años.

Según el mismo lo relata en la entrevista, venía a buscar su ayuda una galería de gente variopinta. Comprendía varias decenas de personas. Algunas obtenían ayuda en forma de un plato de sopa, otros cobijo temporal durante las razzias. Algunos se hasta se quedaron varios años y a éstos, les organizó buenos escondites en su casa o en casa conocidas.

Los entrevistadores tomaron nota de la forma de Stanislaus de contar la historia, sabía detalles personales de la vida de cada una de esas personas y los expresaba con cariño, con una gran compasión. Realmente se preocupaba por sus necesidades. Stanislaus se preocupaba en especial por su madre. Era un hombre que tenía muchos amigos y la amistad trascendía razas y credos. La calle en la que vivía había sido habitada en un 80 % por judios. Su autoestima era media y tenía un yo fuerte. Su hermano, encambio más debil de caracter no soportó la presión y se fué de la casa; tenía mucho miedo de ser atratapado por los Nazis y tampooc era capaz de seguir viendo el sufrimiento de esta gente que buscaba refugio. Stanislaus, eligió quedarse.

Tres valores básicos lo motivaron: la educación que recibió, la necesidad de ocuparse de otros y una tolerancia universal.

En Virtud de la educación que recibió, tenía una comprensión especial del mundo (inclusiva, que aceptaba las diferencias) en la que el respeto y consideración por el otro eran valores esenciales. Su interpretación de la realidad de ese momento, lo llevó entonces, a actuar en consecuencia, preocupándose de forma empática por las necesidades de la gente en peligro.


Caso “Ilse” Tipo 2: Motivación orientada hacia una norma Central:

De manera contraria a una reacción empática, una reacción orientada hacia una norma central, no está directamente conectada con la víctima. Es más bien un sentimiento de obligación hacia un grupo de referencia con cual el actor se identifica y cuyas normas implícitas y explícitas se siente obligado a cumplir., por ejemplo, la pertenecia a una Iglesia. Para este grupo (un 52 % de los salvadores). En general esta reacción era activada, cuando un director de la comunidad pedía que ayudaran a los perseguidos.

Ilse era la mujer de un ministro luterano alemán,y respondió al doble pedido de su marido y de un prestigioso intermediario. Con frecuencia los intermediarios procedían de grupos de la Resistencia. Ella tuvo en la casa a una pareja judía por cuatro dias. Fué altamente riesgoso porque al ser alemana, estaba oponiéndose a las autoridades de su propio pais.

Ayudar al prójimo era una norma religiosa importante para Ilse. También recuerda que su madre le enseñó obediencia, honrar a otros, inclusive a sus pares. De su padre aprendió a creer en Dios, a tener una participación en la vida religiosa y ser modesta.
Entonces, la mótivación interna que tuvo Ilse para actuar, fué la de cumplir con las normas del grupo y la regla de peocuparse por el prójimo..

Del mismo modo, respondiendo a una norma central, el 29 de Agosto de 1943 justo antes de que los nazis fueran a hacer una razzia para deportar a la población danesa judía, el pueblo danés cristiano-luterano , organizó la escapada de más de 7.200 compatriotas judios hacia Suecia en botes pesqueros, durante la noche, burlando la guardia alemana. La historia completa está recopílada por Leo Goldberger, PHD en Psicología en “El salvamento de los judios daneses; coraje moral bajo estrés”, libro del cuál él es editor. EL mismo fué salvado en uno de esos botes.



En la próxima entrega  veremos dos ejemplos del Tipo 3.


 ©Myriam Goldenberg


2 comentarios:

Mª Antonia dijo...

Querida Myr:
Muy interesantes textos, pero me quedo con la duda de saber si la persona solidaria ¿nace o se hace?. Espero que en el próximo post, me aclare del todo.

Un abrazo fuerte y gracias por tu trabajo solidario.

Myr dijo...

Querida Antonia:

Muchas gracias por tu comentario. Respondo a tu pregunta en la próxima entrega, que ya está colgada. Si algo no estuviera claro allí o necesitara una mayor explicación, por favor hazmelo saber en esa entrada.

Un fuerte abrazo para ti.