BLOG DEL MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD

SEGUIDORES

miércoles, 22 de julio de 2009

OBESOS Y FAMÈLICOS

Queridos amigos:
Hace alrededor de un año que comprè y leì el libro del que se da cuenta en el siguiente artìculo de Rosa Montero. En el citado libro encontraremos muchas de las claves por las que el hambre en el mundo no cesa de aumentar.
El sùbtìtulo del libro es " El impacto de la globalizaciòn en el sistema alimentario mundial".
Os dejo con el artìculo de Rosa Montero, fiel reflejo de lo que contiene el libro:

Lo dice el escritor angloíndio Raj Patel en su curioso e interesante ensayo Obesos y famélicos (Los Libros del Lince, editores): hoy se producen más alimentos que nunca, pero 900 millones de personas se mueren de hambre. Y, como contrapartida a esta cifra de vértigo, otro dato pasmoso y además absolutamente nuevo en la historia de la humanidad: mil millones de personas, es decir, una de cada seis, sufren sobrepeso. Ambos extremos, tanto el exceso como la carencia, son dramáticos.
Los obesos mórbidos se destrozan la salud y a menudo la vida; en cuanto a los famélicos, se mueren de verdad, literalmente: hay 25.000 fallecimientos al día por desnutrición, incluyendo un bebé cada cinco segundos. Una catástrofe planetaria constante que nos las apañamos para ignorar.
Imaginen un huracán, unas inundaciones, un terremoto que matara a 750.000 personas en un mes. Sería un asunto imponente, una tragedia que iría en la primera página de los periódicos y que originaría campañas urgentes de socorro para enviar alimentos y dinero. Pero los individuos abatidos por el hambre apenas sí ocupan lugar en nuestra atención. Se mueren en silencio, discretamente, cientos de miles cada mes, encerrados en sus humildes casas o en sus chozas, sin fuerzas para protestar, abandonados. Son unas víctimas muy cómodas.

Hay algo obviamente desquiciado y enfermo en un mundo que, por un lado, revienta de grasa innecesaria y, por otro, permite el lento, aterrador tormento de la muerte por inanición. Y lo peor es que la perversidad del asunto va mucho más allá de la mera paradoja entre gordos y flacos.
El pasado 31 de enero salió una noticia en EL PAÍS que hablaba del desmantelamiento en India de una red ilegal de tráfico de riñones. Unas 500 personas, la inmensa mayoría gente pobre, habían sido operadas a la fuerza o con engaños y se les había extraído un riñón. En algunos casos las intervenciones fueron consentidas y los donantes vendieron sus órganos por unos 800 euros, aunque luego los traficantes cobraban por ellos entre 17.000 y 34.000 euros. Las operaciones se llevaban a cabo en un quirófano clandestino a 30 kilómetros de Nueva Delhi, y los compradores eran indios ricos, pero también clientes extranjeros, de Arabia Saudí y de Estados Unidos, de Canadá, del Reino Unido o Grecia.
Pues bien, este negocio atroz de menudillos humanos es un mercado en alza: la demanda mundial de riñones se eleva de manera constante en los países ricos, porque el inusitado aumento de la obesidad está provocando muchos trastornos renales. Y así se cierra el círculo de este cuento de horror que parece salido de una pesadilla infantil, con ogros sacamantecas que sorben las entrañas de los desvalidos.
Por desgracia, la clausura de ese quirófano clandestino no supone el fin de la venta ilegal de órganos. Raj Patel cuenta en su libro que en los países pobres hay muchos agricultores famélicos que venden sus riñones, e incluso todo su cuerpo a pedacitos, por cuatro perras; y en concreto menciona la aldea de Shingnapur, en el distrito de Amravati, en la India, en donde los campesinos han montado un centro de venta de riñones: “Es lo único que nos queda por vender”.

Según Patel, el mundo está lleno de agricultores paupérrimos hasta la desesperación, hasta la muerte por desnutrición, hasta el suicidio o la venta de sus órganos. Aquellas personas que deberían estar cultivando la tierra para producir más alimentos con los que combatir la hambruna mundial son las primeros en morir a causa del hambre. Algo funciona horriblemente mal en la organización básica de este planeta.

Y lo peor, lo más insoportable y vergonzoso, es que el hambre podría solucionarse. Esto es, no se trata de un objetivo de dificultad insuperable, no estamos hablando de crear una colonia en Marte, por ejemplo, sino de algo que, aunque complejo, está a nuestro alcance.

15 comentarios:

Selma dijo...

Escalofriantes cifras, escalofriante este abismo que separa un mundo de otro.. y que por los excesos de unos tengan que ser los mismos de siempre las víctimas.. expoliados de sus recursos, y lo que es peor, de manera voluntaria o no expoliados de sus órganos...
¡Es aberrante!

Gracias por exponerlo Antonio, el libro de Raj Patel edificante, de todas, todas..

Un beso, Antonio.

JESUS y ENCARNA dijo...

Buenos dias Antonio, de tanto en tanto vengo por aqui a sabiendas de que en este mundo es irracional lo cojas por donde lo cojas.
Como bien expones, la sociedad del bienestar se basa, en en su mayor parte, en el consumo y ademas de organos, tambien esto ultimo viene de lejos.
No se trata de utilizar la medicina para sanar enfermedades tipicas, como las gripes u otros virus, por ejemplo, el saunto esta direccionado en forma de gran negocio farmaceutico y por ende otro negocio lucrativo es el transplante de organos, habra paises que lo lleven mas o menos dignamente con la donacion voluntaria, pero en general el negocio sumergido y rentable para unos cuantos no cesa.
No me extraña que los poderosos, esten pensando en Marte, les dara verguenza reconocer el desastre planetario que han provocado con sus politicas ansiosas de poder y erroneas.
Mientras que el Planeta se muere lentamente, ellos, en vez de poner todos sus recursos en intentar mejorar los comportamientos, invierten en expansiones interplanetarias.
Saludos cordiales.
Jesus

Juan Carlos Lozano dijo...

he estado leyendo con suma atención tu articulo, asi como todos los anteriores, y los comentarios de cada uno a estas entradas.

Estoy pensando en este momento, que quizás sería necesario iniciar una aventura. Si, si, escuchaste bien. Una aventura.

Me pregunto: ¿Que pasaría si nos aventuraramos a pensar "Que forma deberia tener el mundo venidero"?
Dentro de este pensamiento, si nos atrevemos a la aventura, esta incluida la pregunta ¿Como debiera ser el ser humano nuevo? ¿que propositos y valores deberían guiarnos?. Creo que sería muy interesante embarcarnos en la aventura de pensar y diseñar "Un nuevo modelo de sociedad humana".

Tal vez, y creo estar seguro de esto, tampoco sería perfecto, porque nosotros no somos pensadores perfectos. Pero pudiera ser útil. Pudiera superar muchos de los problemas del presente. Pudiera ser mejor, una realidad en la que sea posible un buen vivir.

¿ Quien se atreverá a esta aventura del pensamiento ?

te dejo un abrazo desde el otro lado del mar.
juank

Vera dijo...

Que lindo trabajo haces acá...y voy divulgalo en mis blogs de Brazil!!

Neogeminis dijo...

Excelente este artículo1 excelente!...realmente esclarecedor.
Los contrastes de esta sociedad global en la que vivimos y se retroalimenta de sus propias falencias es más que elocuente.


Felicitaciones por publicarlo

Thomas dijo...

Yo necesito leer estas noticias, me ponen la mente en su sitio; pero a la vez me sumergen en una inmensa tristeza, más que por el tema que trata, que sé que se podría solucionar, más que eso mi tristeza proviene de la pérdida de fe en el ser humano.
90.000 imbéciles se van a un estadio a ver a un futbolista. 40.000 se echan a la calle para pedir la dimisión de un presidente de un equipo de fútbol.
¡Que bien manejan las mentes vacuas los poderosos!

Común dijo...

Hola!!!!

Excelente!!!!!!

Yo me pregunto a veces, ¿no serán los gobiernos, que necesitan a los pobres??, para sus propios propósitos, y por eso no hacen nada, somos nosotros los que tenemos que ir sembrando de a una semillita para que esto cambie……no se es un pensamiento.

No sabia que te habían aceptado en el concurso, estoy yendo para allá, yo tu seguidora desde hace un tiempo y tengo tu lema……

Un besote y abrazo de oso.

Maca dijo...

Es importante hablar de estas realidades, aúnque a uno se le encoge el corazón.Yo me sumo a la aventura de Juan Carlos Lozano.
besos

Silvi (reikijai) dijo...

Antonio...de terror...Patetico articulo.Una pesadilla,que parece que jamás tendra fin.Besitos.Silvi.

El Ente dijo...

Y yo me pregunto ¿Cuanto vale una vida?

Un abrazo Antonio

Circe La Hechicera dijo...

Que contraste de realidades, que muchos desean obviar porque toca sus propias conciencias. Son muchos los que desean aportar, pero no saben el "cómo hacerlo", y es un esfuerzo que se diluye por protagonismos egolátras. Pero dentro de ésta tiniebla hay luces de gente que tienen estas iniciativas, como ustedes y como nosotros los que participamos en el foro, unos más activos, otros más solidarios, en mayor o menor proporción, pero con ánimo de participar en ese cambio del ser humano renovado como dice Juan. Adelante!!! Estupendo blog. (me estoy iniciando en este mundo) Un abrazo

apm dijo...

Antonio....impresionante el artículo, impresionante y angustioso y tétrico y vergonzante que la sociedad llegue a ésto, y... para no parar de poner calificativos por el estilo.

El sistema, -nuestro sistema-, venga a comerciar con el hambre de los demás, con la pobreza y con la miseria, venga a sacarle la vida a los que menos tienen, que terrible por dios, y lo más cruel -con ser ya de por sí mas que crueles las estadísticas-, es que el problema sigue y sigue, como si no tubiera solución, como si no fuera posible repartir el alimento entre todas las personas que habitamos este planeta...como bien se dice, qué no se trata de fundar una colonía en marte, no, simplemente de repartir y distribuir.

Es que a veces, te entra una desolación terrible en la condición humana ¿verdad?, porque, no hay voluntad, no se ve voluntad...todo ésto me hunde...

Te mando un besote

victoria dijo...

cOMO SIEMPRE DIGO,LOS MISMOS PAGAN LOS ERRORES DE LOS GRANDES,EL LUCRO,LA AVARICIA,ES UNA VERGUENZA QUE MIENTRAS UNOS SE ATIBORRAN Y TIRAN KILOS DE COMIDA A LA BASURA OTROS SE ESTÁN MURIENDO POR NO TENER NI AGUA POTABLE,,BESOS

RECOMENZAR dijo...

Felicitaciones por el blog Genialmente genial

amor que soy dijo...

es indignante que, estando la solución del problema de la hambre en manos de los gobiernos, no se solucione, como apuntó en su día el manifiesto del que nace vuestro blog